Alcozarejos es un pequeño rincón a tan sólo 3 kilómetros de la Casa Rural La Herradura que es frecuentado todo el año por pescadores que disfrutan del coto intensivo de pesca del mismo nombre en el río Júcar. Son frecuentes los concursos y eventos que se dan cita en este coto. Es un enclave con buenos accesos y adaptado para minusválidos. Tiene diferentes zonas de pesca a lo largo de distintos parajes de singular belleza.

Alcalá del Júcar: La antigua "Al-Axara" árabe, está declarada conjunto histórico-artístico, es una población de origen musulmán que fue conquistada para la cristiandad en 1211 por el rey Alfonso VIII de Castilla. Perteneció al marquesado de Villena hasta 1833, que pasó a formar parte como población de la provincia de Albacete. Alcalá del Júcar, declarado Conjunto Histórico Artístico en 1982. En 1986 le fue concedido el tercer premio, después de la torre Eiffel y la Gran Mezquita de Estambul. En 1998, su Ayuntamiento recibió el "Premio de Turismo 1998" por su laborde promoción y destarrollo turístico. En 2014 recibió el reconocimiento como uno de los pueblos más bonitos de España, tiene sus casas de arquitectura popular excavadas en la roca se adaptan al terreno en calles estrechas y empinadas que suben hacia el castillo, de origen almohade y que domina desde lo alto de la hoz escavada por el Júcar.

Una comarca por descubrir, La Manchuela

Surcada por los ríos Júcar y Cabriel, La Manchuela es una comarca llena de contrastes que seduce al viajero por su riqueza paisajistica y cultural

La Ribera de Cubas es una de las zonas turísticas que más interés tienen en la provincia de Albacete. Podemos recorrer el cañón que ha formado el paso de miles de años el río Júcar conformando características hoces. Sus paisajes se quedarán en tu memoria cuando por primera vez disfrutes de su paisaje y te harán repetir en cualquier época del año. En primavera se produce una explosión de color con el renacer de sus flores, árboles frutales y vegetación. En verano, gracias a la influencia del río, se suavizan las temperaturas estivales. En otoño, los colores ocres y amarillos te harán vivir una experiencia única. En invierno, gracias a que nos encontramos en un cañón, las temperaturas no llegan a ser tan bajas como en el llano de La Manchuela. 

Ven a descubir una zona donde podrás disfrutar de la naturaleza en un remanso de paz donde relajarte escuchando los sonidos de la ribera (el río, el viento en sus árboles y los pájaros), pero también podrás sentir los aromas de sus plantas y árboles. 

Subir